• Sabías que puedes registrarte o ingresar a tu cuenta directamente desde facebook con el botón de facebook en la parte superior de la página?

El hombre del bar

El hombre del bar
Sin querer caminar devoraba la acera, sus pasos ya borrachos chocaron con la puerta del bar “El Perfume” un hueco de lamentos y de oraciones que nunca aprendieron a nadar. Oraciones desprovistas de artículos, sujetos y predicados
Su silla de madera que llevaba el record de amoldarse a su trasero se movió sola, despidió a la pequeña mesa que ya sostenía su primer trago. Un pequeño cartel con raíces dejaba vagamente leer la palabra “Reservado”.
La lírica de la misma musa rajaba otra vez la última bocina que vibraba a sus espaldas.
El olor a excusado desafinado con el whiskey Borbón que se escurría como cascada entre sus labios temblorosos, hizo cerrar en extasío sus ojos y su alma.
Entonces se entregó al ajusticiamiento de la penúltima pena.
Uno tras otro volvieron en silencio los milímetros de alcohol a ocupar el asiento de su compañero con el que hablaba a diario; un amigo sutil, un hermano que no le interrumpía.
Una tras otra, como a diario, reverdeció las batallas, los campos de sangre y clorofila, mientras reía al dibujar la perfecta mezcla de fango y sangre.
Tres horas más tarde se arreglo la máscara sagital y como siempre tomado de la mano de su amigo el Borbón, caminó con pasos ebrios hasta detenerse ante la cruz de la tumba de su vida

1717809533342.png
 

RADIO EN VIVO

Donar

Versos Compartidos en Facebook

Arriba